Nutrición

Los primeros meses son claves

Desde el momento en el que sabemos que vamos a ser papás, tenemos la responsabilidad y obligación de cuidar de ese bebé para siempre.

La correcta alimentación de nuestro futuro hijo comienza ya durante el embarazo y se hace imprescindible que la mami tenga unos hábitos sanos y una dieta equilibrada que ayude al correcto desarrollo de nuestro niño.

Al nacer comienza una nueva vida para el recién llegado y para vosotros papás. Una etapa fundamental para el desarrollo óptimo del bebé, la lactancia, que aportará al bebé recién nacido de manera exclusiva todos los nutrientes que necesita para crecer y estar sano.

Lleváis muchos meses deseando verle la carita y cuando ha llegado casi ni os lo creéis, ya está aquí, y ahora comienza lo más bonito y lo más duro. Antes de que ellos lleguen ya casi todos los papás tienen decidido si la alimentación inicial va a ser lactancia materna o artificial.

Es una decisión muy personal pero debéis tener en cuenta que la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la gran mayoría de asociaciones pediátricas mundiales recomiendan la lactancia materna como única fuente de alimento hasta los seis meses de vida, y luego, esta de manera complementaria a los alimentos apropiados para cada etapa hasta los dos años o más, si la madre y el niño lo desean.

 

QUIERO DARLE PECHO, ¿QUÉ BENEFICIOS TENEMOS?

  • La lactancia materna es beneficiosa tanto para el bebé como para ti mamá.
  • La leche materna posee todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de tu bebé de manera exclusiva hasta el 6º mes de vida, le alimenta y le hidrata.
  • La leche materna los protege frente a enfermedades y activa su sistema inmunológico y por tanto sus defensas.
  • Es además muy digestiva y de fácil asimilación para el bebé, lo que hace que los bebés que se alimentan de leche materna sufran menos estreñimiento y diarreas; además por la succión del pecho, los bebés suelen tener menos cólicos del lactante y menos gases.
  • Es un método cómodo porque te permite alimentar a tu bebé en cualquier circunstancia y situación, ¡la tienes al momento y calentita sin microondas!

 

¿Y PARA MAMÁ QUÉ VENTAJAS TIENE?

  • Para ti, mamá, el amamantar te ayudará a recuperar antes tu figura, ya que la producción de leche materna hace que aumente la necesidad calórica de la madre (en unas 500 calorías) y que pierdas peso más rápidamente.
  • La lactancia libera una hormona, la oxitocina, que ayuda a la recuperación temprana del útero a su forma y tamaño y ayuda a que nos encontremos más alegres y relajadas, ayudando a superar la temida depresión post-parto.
  • Además dar el pecho reduce el riesgo de cáncer de mama y osteoporosis.
  • El momento de amamantar es especial y crea un vínculo piel con piel con el bebé que no se repite en ninguna otra circunstancia, es un momento de afecto y conexión con tu hijo que recordarás siempre.

 

¿Y QUÉ PASA SI QUIERO Y NO PUEDO?

Ya sabemos de los beneficios de la lactancia materna, pero esta no siempre es posible, aunque tú tuvieras muy claro que querías dar el pecho, la lactancia, como la vida, no es matemática y a veces surgen complicaciones que te lo impiden. No te frustres, las leches de fórmula hoy en día son lo suficientemente equilibradas para que tu bebé reciba todos los nutrientes que necesita. Sobre todo mamá, no te sientas culpable y disfruta de cada momento con tu bebé, de cada toma, intenta crear un momento íntimo y especial porque son únicos e irrepetibles.

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar el funcionamiento y experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información